Renovación total a la SCJN...


Es de tomar en cuenta que la renovación total de la SCJN decretada por Ernesto Zedillo logró avances sustentables de la SCJN y nadie recriminó la invasión de un poder a otro

*.-"Presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad..." Tito 2:7

Caldeados los ánimos por los dichos presidenciales estacionados en los súper sueldos de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), aún y cuando hay miles de servidores públicos que ganan más del presidente, el tema carcome a diario la calidad moral de los ministros que lejos de tener sabiduría para defender su caso, han errado una y otra vez; a ello flaco favor les han hecho el PRI al salir a defenderlos y al hacer el llamado a López Obradora respetar los Poderes y dejar de invadir espacios. Incluso Arturo Zamora, secretario general del CEN del PRI se fue de la lengua al decir: "En los días recientes la cargada ha sido en contra del Poder Judicial. Los priistas vemos con preocupación la ignorancia y la irresponsabilidad con la que se acusa a este poder del Estado mexicano". Desmemoriado el dirigente priista, olvida que existen antecedentes de esto y de mayor trascendencia.
 
Rememoremos: Ernesto Zedillo Ponce de León tomó posesión de la Presidencia de la República el 1º de diciembre de 1994 y 30 días después -el 31 de diciembre- fue publicada en el Diario Oficial una reforma que había aprobado el Congreso -aplanadora priista- para reducir de 26 a 11 el número de ministros de la SCJN y donde Zedillo Ponce de León envió además al Senado una terna de 18 candidatos para elegir a nuevos ministros y así renovar por completo los integrantes de la SCJN. De la propuesta Zedillista publicada el último día de 1994, generó que se eligieron 10 ministros y un ministro presidente; que además que hubiera dos salas integradas por 4 ministros y un ministro presidente que durarían lo máximo en el cargo 15 años y que cada 4 años eligieran al ministro presidente, ya que antes eran prácticamente “a perpetuidad” ya que no estaba reglamentado periodo específico alguno. Otra de las cosas que quedó establecido en la reforma zedillista fue que el ministro presidente de la SCJN fuera elegido entre ellos mismos.
 
Ernesto Zedillo definió dicha reforma bajo sus siguientes conceptos: "Por primera vez en nuestra historia, la Suprema Corte de Justicia de la Nación es un órgano genuinamente autónomo, electo por el Senado de la República. Reitero que se acabaron los tiempos de los nombramientos políticos y las influencias del presidente sobre la Suprema Corte". Lo más extraordinario fue que Zedillo Ponce de León de esta manera renovó la totalidad de la SCJN sin que ningún diputado ni senador del PRI le hiciera algún llamado o le dijera nada. Vale la pena recordar que entre los ministros que llegaron a la SCJN en 1995, arribó Olga Sánchez Cordero, quien dejó el cargo en 2015 y actualmente es la secretaria de Gobernación del gobierno que encabeza el presidente López Obrador.
 
Ahora bien ¿Por qué el ministro presidente Luis María Aguilar defiende tan rabiosamente posiciones? Simple y sencillo: el próximo 2 de enero se elegirá su reemplazo de Luis María Aguilar y se encuentra en la etapa de negación y perder todos los privilegios de los que hoy goza y seguramente los perdería. Es de tomar en cuenta que la renovación total de la SCJN decretada por Ernesto Zedillo logró avances sustentables de la SCJN y nadie recriminó la invasión de un poder a otro, lejos de seguir avivando el fuego sobre el tema, a México le urge otra reforma de fondo como la de Zedillo Ponce de León, siendo impostergable acorde a los nuevos tiempos de la nación: renovación total a la SCJN...
 
EL SEPTIMO SELLO
 
En el proyecto de la Cuarta Transformación encabezada por el presidente de la República es inaceptable que la riqueza de los dineros públicos quede de manera mal habida en las manos de quienes tenían la obligación de cuidarlos. Reclamo social que crece más cuando se trata de la tierra de quien con ejemplo demanda la erradicación de la corrupción y el abuso. La misma sociedad tabasqueña exige de sus nuevas autoridades se edifique un nuevo modelo basado en la honestidad y se erradiquen las resistencias de ametrallar de demandas penales quienes al abusar del cargo que le fue conferido, el sentimiento popular es unánime: cárcel para todos los saqueadores...
 
LA SEPTIMA TROMPETA
 
La reprobación en comisiones de las cuentas de Centla, Macuspana, Teapa, Cárdenas, Nacajuca y Paraíso, muestra que los tiempos donde la impunidad será cosa del pasado y quien haya abusado del encargo público y desaparecido los dineros del pueblo. Pagará por ello y justo es.También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.