La esperanza cristalizada...


Andrés Manuel ya ejerciendo como presidente de los mexicanos tendrá en los primeros cien días de gobierno la oportunidad de consolidar todas las propuestas

*.-"La esperanza de los justos es alegría; más la esperanza de los impíos perecerá..." Proverbios 10:28

Andrés Manuel López Obrador llegó al poder tal y cual es: un hombre de símbolos. No le ésta dando sorpresas a México, su discurso fue fundamentado en la lucha democrática, si se quiere con altibajos, pero en esencia es un hombre al que no se le ve que haya cambiado mucho; la relación del poder político con el poder económico es una relación que se puede matizar, pero, no es una relación que se pueda divorciar, queda claro que no va a gobernar nada más para los mercados, sino que va a gobernar para todos los mexicanos y los sectores; lo cierto es, que sin duda será un gobierno diferente, máxime cuando ha tocado el tema del punto final. Que a partir de lo que sucedió en el pasado; eso habrá que ver hasta que punto es cuidada o perdonada y habrá que dejar a las instituciones de justicia lo que es sumamente necesario que haya un verdadero estado de justicia y un estado de derecho.
 
Andrés Manuel ya ejerciendo como presidente de los mexicanos tendrá en los primeros cien días de gobierno la oportunidad de consolidar todas las propuestas que ha venido sosteniendo y que además ha sostenido, las sostiene de nueva cuenta ante el H. Congreso, además de recurrentes discursos que el ha dado donde ha sido muy puntual; sobre todo, para Andrés Manuel era muy importante y habrá que ver cuáles son los mecanismos para la corrección de la corrupción porque es un andamiaje que se encuentra muy sembrado en las instituciones u habrá que ver como López Obrador irá desactivando todo este monstruo de mil cabezas, porque tampoco puede haber una decapitación de golpe, porque toda la estructura institucional se puede resquebrajar y generar problemas mayores. Por ello, lo que dijo precisamente en la máxima tribuna del Congreso fue que él no quiere ir a un enfrentamiento que le produciría inestabilidad y olas, las inercias y resistencias son así y debe ser poco a poco la eliminación de los cotos de poder.
 
Prueba de ello, fue lo que el poder económico le demostró hace unas semanas; de allí, la sapiencia de lograr el consejo económico empresarial. La realidad dicta que esto no es empujar de un solo lado, sino un estirar y soltar la liga, porque percibe el bate olas, pero no sabe a ciencia cierta lo que va a suceder ante un Congreso qué, aunque es de Morena, ya una vez dejaron saber y mandaron mensaje cuándo Ricardo Monreal dijo abiertamente que "sin entrar en confrontaciones, no reciben órdenes del Ejecutivo": ejemplo, la polémica que se armó a la hora que trataron de retirar las comisiones a los bancos.
 
En resumen, López Obrador tiene el mayor reto de su vida; es importante señalar que Tabasco se encuentra en el lado izquierdo del presidente choco, que no variará en nada su postura de llevar a detonar Tabasco como el detonante industrial y de inversiones del país, lo que viene a ser para todo el sureste la gran oportunidad de lograr salir del bache económico en que se encuentra; es decir, el inicio del sexenio de López Obrador es para Tabasco un sexenio pleno de un horizonte prometedor: la esperanza cristalizada...
 
EL SEPTIMO SELLO
 
Uno de los puntos fundamentales que el presidente López Obrador tocó fue la revocación de mandato en dos años y medio donde -según él- si el pueblo de México decide, hasta por un voto se podría ir; segundo y más importante, ser un convencido del sufragio efectivo y la no reelección y lo dijo claro para que se entendiera: "no voy a reelegirme". Dos puntos de estricta definición que indican que viene a gobernar un tiempo en el cual tratará de sacar lo mejor de los mexicanos y dejar un México estable y recuperado, muy diferente al país que encuentra endeudado con más de 10 billones de dólares de deuda pública y comprometido gran parte del gasto público, que dejan al país es un estado económicamente en crisis...
 
LA SEPTIMA TROMPETA
 

Otros de los temas que una vez más tocó Andrés Manuel, fueron los de seguridad y corrupción, fuerte sin duda al grado que Enrique Peña Nieto sudaba como un condenado porque; los señalamientos a la política neoliberal porfirista llevaba dirección y sentido, lo cual ubicó a todos los mexicano en sus miradas sobre la cara del presidente saliente; lo cual fue todo un show a televisión abierta. También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.