Adelante contra viento y marea...


Núñez Jiménez es un hombre sencillo, que sabe que Tabasco demanda una visión política de altura para posesionarse en rubros de inversión que generen las fuentes de trabajo

*.-"Estos son fuentes sin agua, y nubes empujadas por la tormenta; para los cuales la más densa oscuridad está reservada para siempre..." 2ª de Pedro 2:17

Teniendo un lapso de 50 días para entregar la silla de Plaza de Armas y su ejercicio de gobierno, este domingo Arturo Núñez Jiménez le toca mirar de frente las condiciones que resultan del análisis serio de sus metas trazadas, logros alcanzados, metas no logradas, retrasos circunstanciales y fallas innegables al momento de rendir su sexto informe de gobierno. Para quienes conocen a Núñez Jiménez de cerca, saben que es un hombre de estado, pragmático y ortodoxo, que no le teme a la crítica y disfruta la auto crítica como ejercicio de conciencia; 2018 ha sido sin duda un año de trabajo incansable, de recursos sumamente limitados por parte de la Federación, de las naturales manifestaciones álgidas de los miles de tabasqueños que han tenido que sufrir las inclemencias de la falta de pagos de sus salarios u honorarios devengados y recurren a medidas de presión extremas porque la cuerda aprieta demasiado el cuello.
 
Núñez Jiménez es un hombre sencillo, que sabe que Tabasco demanda una visión política de altura para posesionarse en rubros de inversión que generen las fuentes de trabajo que en este sexenio fue uno de los más graves flagelos al perderse más de 60 mil empleos con las reformas estructuras del presidente Peña Nieto, quien de plano le dio la espalda a Tabasco y lo dejo en el más completo estado de indefensión y abandono. Sin embargo, ofensivas beligerantes de baja intensidad esperan en los caminos y veredas del Edén que la sucesión a partir del 1º de enero del 2019 llegue cargada de esperanza; por ello, los deseos de Núñez Jiménez es que a Tabasco le vaya bien en las manos de Adán Augusto López Hernández y de las millonarias inversiones anunciadas por el presidente electo Andrés Manuel López Obrador.
 
Ahora bien, la naturaleza y la condición humana una vez más demuestra que Tabasco supo vivir tiempos políticos de definición y supo tomar decisiones, de trascendencia para ajustar la forma de conducir los destinos de Tabasco, hoy en mano de Morena, como partido que se erige en defensa de los más altos intereses de la nación; es de tomar en cuenta que si algo hizo Núñez Jiménez bien, fue el haberse convertido en el garante de legalidad y transparencia de las elecciones el pasado 1º de Julio, donde cada estructura partidista conoció su lugar; unos con el fino sabor de la victoria y otros con la amarga cicuta de la derrota que aniquila como producto de los propios errores. Haber cumplido a Tabasco como un demócrata consumado es algo que pocos podrían escatimarle a Núñez Jiménez. En estos seis años hubo en Tabasco gobernabilidad y paz política, supo -además-, de la mano que sabe conducir una elección y de la mano que sabe conducir un Estado.
 
Este domingo, ya de cara al último mes de camino le toca al gobernador Núñez Jiménez la reflexión propia, porque no se puede luchar contracorriente en solitario, máxime cuando una y otra vez demandó trabajo, esfuerzo y resultados de esos funcionarios cretinos y espabilados que nunca dieron el ancho, que día a día pusieron trabas al buen gobierno, Tabasco les demando siempre que estuvieran a la altura de las circunstancias y que dejaran sus malas mañas, rapacidades o negligencias que todos saben quienes fueron y nunca dieron el ancho para servir a Tabasco. Nadie duda que esos funcionarios -los cautivos de sus propias ambiciones- fueron los primeros enemigos de la administración que termina. Es de tomar en cuenta que el mejor analista de lo que sucede en el gobierno es el ciudadano de a pie. No obstante, la clase política es muy dada a juzgar y señalar, pero habrá que entender que todo tiene su tiempo y parafraseando a Ortega y Gasset, el hombre es su tiempo y su circunstancia; lo interesante es que Tabasco sigue adelante contra viento y marea...
 
EL SEPTIMO SELLO
 
Los tiempos están encima y no hay de otra; el diálogo y el entendimiento entre Núñez Jiménez y Hernández López se dejará sentir al concluir el proceso del empréstito de los más de seis mil millones de pesos para que haya sustento para iniciar el 2019 con solidez económica...
 
LA SEPTIMA TROMPETA
 

Urge "sacar la cubeta del pozo" para que las buenas cuentas sean la constante en lo que resta de esta administración y la llegada del próximo gobierno. También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.