No se ve, pero se siente...


Son obras urgentes que han sido impuestas como las más urgentes que se tienen que hacer y es precisamente ese esfuerzo colectivo, esa tarea de participación de las colonias

*.-"Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado..." 1ª de Reyes 19:12

En días pasados una tromba que dejo caer 67 milímetros de agua bastó para ubicar tiempos y circunstancias de la penosa realidad que mantiene con el "Jesús" en la boca a los habitantes de algunas colonias de Villahermosa; ahí fue donde el Coordinador de SAS, Luis Contreras Delgado lanzó una profecía cumplida: "El municipio del Centro está condenado a seguirse inundando". Reconoció además que para salir de la crisis urge echar a andar el proyecto para la construcción del drenaje pluvial y para ello se requieren nada más 11 mil quinientos millones de pesos, que se trata de un proyecto multianual y que sólo para el drenaje pluvial requiere cinco mil millones de pesos dicho proyecto. Ahora bien, el asunto es qué con Andrés Manuel López Obrador en la presidencia de la República, eso quiere decir: buenas noticias, aunque lo importante para cualquier proyecto es que primero se tenga la gente y la decisión para iniciar ese importante proyecto.
 
Lo más importante para Evaristo Hernández es que estas urgentes obras no son de relumbrón, sino que son obras que han sido determinadas por la misma dinámica de servicio a los que menos tienen y a los que siempre se inundan. Son obras urgentes que han sido impuestas como las más urgentes que se tienen que hacer y es precisamente ese esfuerzo colectivo, esa tarea de participación de las colonias, es que logra que esas obras surjan del corazón de las necesidades, que no son obras que han de hacerse por el capricho de los funcionarios o las ocurrencias de algún proyecto para gozar del aplauso social; sino que son obras que tienen la obligación de servir: el drenaje es de urgente necesidad. Cierto es también que una obra tan cara es prácticamente enterrar el dinero porque nadie ve la obra ¿Habrá que esperar como todos los años más lluvias e inundaciones de la gente más pobre?
 
Todos lo que conocen al alcalde de Centro saben que no le gusta ofrecer lo que no puede cumplir, que no le gusta decir palabras fáciles que se lleva el viento que muchas veces se piensa que la gente las olvida; porque la gente nunca olvida las promesas o compromisos de campaña, que debe prestar oído a la demanda social porque por años Evaristo Hernández lo sabe, y lo sabe bien ya que ha visto a muchos políticos en el poder que un funcionario que no escucha y ensordece no puede oír la voz de la carencia, del desamparo, la voz de los tabasqueños que en su tiempo cuando vuelven a ir a pedir la confianza cara a cara les reclaman justicia, reclaman la falta de palabra y exigen que se cumplan en los hechos para desarrollar una buena obra comunitaria.
 
Cierto es que muchas colonias de Villahermosa se inundan con cada aguacero, pero es el tiempo en que por primera vez el alcalde de Centro tendrá un presidente choco en la presidencia de la República que le puede dar los recursos para sanear de una vez por todas a Villahermosa de tales inundaciones. Es ahora, cuando López Obrador está decidido a darle a Tabasco todo el apoyo de la Federación, cuando hay que presentar los proyectos magnos de drenaje profundo, proyectos visionarios que sirvan y funcionen a 40 años, proyectos estratégicos que erradiquen los cárcamos obsoletos y generen la infraestructura para el rescate y cuidado de los que menos tienen, proyectos que demuestren que en los tres años de gobierno de Hernández Cruz se unieron los hombres del poder para solucionar de una vez por todas las inundaciones de la ciudad, una obra que si bien es cierto es dinero enterrado, toda la sociedad cuando llueva a cantaros y nadie se inunde, lo dirá voz en cuello: no se ve, pero se siente.
 
EL SEPTIMO SELLO
 
Para entender lo que viene para Tabasco habrá que ubicar que esto apenas comienza, que Andrés Manuel López Obrador apenas comenzará a gobernar dentro de 24 días, que ni siquiera ha derramado todavía un peso de la Federación sobre su tierra, pero que ya se mueven y se sienten los vientos en la gente la esperanza de reactivación de la economía...
 
LA SEPTIMA TROMPETA
 

Una prioridad del gobierno de López Obrador será: servir como base, como reto para que las administraciones: estatal y municipales de Tabasco, partan en sus proyectos hacia nuevos horizontes y se enganchen en el desarrollo. También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.