El perfil blanco


Es de vital importancia que el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, designe a quienes estarán al frente del sector social

*.-La administración pública tabasqueña tiene sectores tan deteriorados como el de la salud, por citar uno, que el aspecto social urge cubrir y resolver de manera inmediata con los mejores profesionistas, los más calificados

La exposición realizada recientemente por el gobernador electo de Tabasco, Adán Augusto López Hernández, en conocido programa radiofónico local, muestra a un político maduro conocedor de la problemática local y se puede vislumbrar la esperanza que trasmiten sus palabras para la ciudadanía que lo eligió. Habrá un cambio radical de 360 grados en el quehacer político y social del próximo régimen; ahora si se puede hablar de un cambio real y verdadero después de que Tabasco ha sufrido dos sexenios para el olvido, en donde se ultimaron unos a otros los políticos y sus grupos.
 
Así como habla del cambio generacional en la política, cuando se refiere a la caducidad de personajes políticos, está abriendo el camino a las nuevas generaciones de actores que tendrán el compromiso junto con él, de intentar sacar de la marginación, a esta tierra, que tiene la oportunidad dorada de tener por primera vez en la historia a un presidente de la República, que muestra interés en rescatar a su estado y toda la región sureste del país.
 
La administración pública tabasqueña tiene sectores tan deteriorados como el de la salud, por citar uno, que el aspecto social urge cubrir y resolver de manera inmediata con los mejores profesionistas, los más calificados, para poder entregar resultados. Desde los tiempos de Bartolomé Reynez Berezaluce, de quien se dice logró el mejor estatus para el sector; y nadando de a muertito una camada de médicos salubristas les han cerrado el paso a los nuevos profesionistas constituyéndose en una verdadera mafia o cofradía, porque se han ido rolando los cargos entre ellos logrando el estancamiento y el colapso de este importantísimo sector.
 
La "hermandad blanca", se ha extendido a centros de salud y hospitales en donde galenos enfermeras y trabajadores sociales son los reyes; hacen y deshacen a su antojo amparados en los "carteles" llamados sindicatos, que les cobijan y protegen amparados en los derechos laborales y en donde se escudan para no cumplir con sus obligaciones y dejar indefensos a los enfermos, que tienen que tolerar malos tratos, displicencias; y si a esto le aunamos la falta de un verdadero liderazgo de los secretarios de salud y directores operativos que llegan pensando primero en hacer carrera política y o hacerse ricos pegándole duro a los presupuestos, ahí se puede encontrar la respuesta al colapso espantoso que se acarrea en los últimos años.
 
Por ejemplo: el grupo "Juan Graham" quienes a lo largo de 24 años se apoderaron de los mandos y el control absoluto del nosocomio y ahora quieren apoderarse de la Secretaria de Salud para lo cual, sus alfiles, ya conocidos por todos, tratan por todos los medios de venderle la idea al gobernador electo Adán Augusto López Hernández, qué con ellos salvaría el sector salud.
 
El primer hombre del Edén tiene en sus manos la oportunidad histórica de darle a los tabasqueños un secretario de salud; primero que sea humanista, comprometido con su profesión, sin aspiraciones políticas y que represente el cambio generacional, que honre el juramento hipocrático. Claro que si se puede; claro que si hay médicos especialistas capaces de rescatar este sistema de beneficio social. Tabasco tiene doctores reconocidos a nivel nacional por su capacidad y profesionalismo; alguien que sea capaz primero de poner orden y disciplina en la secretaria y hospitales del ramo; que procure y privilegie la atención a los enfermos y pacientes; que sea capaz de innovar en la implementación de trasplantes y procedimientos de primer nivel en pro de la vida y salud de los tabasqueños.
 
Es de vital importancia que el gobernador electo, Adán Augusto López Hernández, designe a quienes estarán al frente del sector social, para la integración de los equipos que tendrán la responsabilidad de servir a la sociedad tabasqueña. No debe pasar desapercibido, que la crisis que se enfrenta en la actualidad demanda atención inmediata, pronta y expedita; y quien o quienes estén al frente de los encargos, deberán llegar dispuestos con programas, proyectos y soluciones a corto mediano y largo plazo.
 
No se debe perder de vista la famosa curva de aprendizaje que normalmente demora de 2 a 3 meses; entonces, si el gabinete lo presentan en el mes de enero, lo recomendable seria solicitar la autorización del Congreso del Estado, para cuando menos las secretarias de carácter social como son salud, seguridad pública y educación tomaran la estafeta en los primeros días de diciembre del año en curso.
 
Según los recientes indicios quienes tendrían el perfil adecuado para encabezar la mencionada Secretaria serian el nefrólogo Augusto Soto García; el urólogo Benjamín Alcocer Gaxiola; el especialista en salud pública Leopoldo Gastelum Fernández; el anestesiólogo Manuel Adalberto Pérez Lanz (ojo con él); el pediatra Gerardo Izundegui Ordoñez. En uno de ellos recaerá el honor de sacar del hoyo en que se encuentra el sector y darle nuevas perspectivas a la medicina social. Veremos y diremos.
 
Y Para Usted También**Liliana Díaz Figueroa, delegada de la Secretaría de Gobernación en Tabasco, dijo que tal como sucede al finalizar cada gobierno federal, estatal y municipal (y esta vez, no tiene por qué ser la excepción"), el personal de confianza, renuncien de manera voluntaria: "uno sabe que llega con un equipo; es un tema más de ética y de práctica política que de despido"**los que son de servicio profesional de carrera, tienen sus espacios garantizados; no así el personal de confianza, quienes presentarán su renuncia de manera voluntaria, reiteró**hasta mañana Dios mediante.