Hamburgo, o el ave fénix.


La aviación norteamericana y sus cómplices británicos lanzaron la "Operación Gomorra", llamada así por la ciudad del Antiguo Testamento que fue devastada por el fuego

*.- La civilización no suprime la barbarie, la perfecciona

Decía Voltaire: "la civilización no suprime la barbarie, la perfecciona", y recordamos aquella trágica noche del 24 de julio de 1943, un julio caluroso sin precedente en Hamburgo, cuando inició la patética "Operación Gomorra", que su nombre ya lo dice todo, "para aplastar al Boche, matar al Boche, aterrorizar al Boche" (apelativo despectivo para nombrar a la población civil alemana), según declaración del comandante de esta tétrica operación.
 
El escritor Hans Erich Nossack y su compañera dejaban atrás el bullicio de Hamburgo para pasar unos días de campo a 15 kilómetros de la urbe, ignorando de que no escaparían de lo que iba a caer del cielo aquella semana trágica. "Y de pronto todo parecía bañado por la luz opalina de los infiernos", escribe Nossack, en El Hundimiento. Fue testigo del mayor bombardeo urbano hasta entonces, que arrasó la ciudad y causó 40,000 víctimas civiles y más de un millón de desplazados.
 
La primera noche dejaron caer más de 2,300 toneladas de bombas incendiarias, de fósforo, antecedente del napalm. Los hombres ardiendo, se tiraban a los canales, pero al surdir, seguían ardiendo, por lo que los policías tenían que matarlos, para que dejaran de sufrir.
 
La aviación norteamericana y sus cómplices británicos lanzaron la "Operación Gomorra", llamada así por la ciudad del Antiguo Testamento que fue devastada por el fuego, para destruir junto con sus habitantes, niños , mujeres y ancianos, la industriosa ciudad del Elba, uno de los mayores puertos del mundo, con astilleros, refinerías e industrias metalúrgicas.Más de 2,300 toneladas de bombas incendiarias, la primera noche, de varias de repetidos bombardeos...
 
En su trágica crónica, Nossack describe como en el cielo estallaban miles de bengalas, "era como si del cielo cayeran gotas de metal candente sobre la ciudad en llamas".
 
Pero lo peor vendría los días siguientes. La diabólica intensidad del bombardeo, tuvo un efecto infernal. Las zonas que ya ardían, seguían siendo machacadas una y otra vez con más bombas, de manera que la temperatura se elevó descomunalmente, y el tiempo seco y caluroso hizo el resto. El aire super caliente, lanzó corrientes de fuego a 240 kilómetros por hora y a temperatura de 800 grados , desatando un gigantesco tornado de fuego, conocido como "feuersturm" o tormenta de fuego. Hamburgo, quedó destruida en su totalidad, y con decenas de miles de cadáveres calcinados.
 
Hace más de 30 años, en nuestros recorridos por la nueva Alemania, visitamos esta hermosa ciudad, que como el ave fénix, resurgió de sus cenizas, con una extraordinaria vitalidad, gracias a la increíble creatividad, fortaleza y disciplina del admirable pueblo alemán. Todas las ciudades alemanas fueron arrasadas y reconstruidas conforme a sus antiguos planos.
 
La historia, como siempre, la escriben los vencedores. Los bárbaros, fueron los alemanes y los libertadores y buenos, los norteamericanos. Pero si en la guerra los alemanes cometieron algunos excesos, estos son verdaderamente minúsculos ante los aterradores crímenes, de lesa humanidad, cometidos por los norteamericanos.
 
FERDUSI BASTAR MERITO. VIAJES FERDUSI ferdusib@gmail.com, DIVISION TURISTICA BONANZA, S.A.C.V. PASEO TABASCO 1122 C.P.86040 (52)993 3158232

cel. 5219932113771 VILLAHERMOSA, TABASCO, MEXICO.