La crisis ya estaba anunciada


Hoy de nueva cuenta el sector salud es la noticia; no hay recursos, no hay dinero y no existen medicamentos e insumos y reactivos

*.- Se inició el paro laboral en todo el estado; en cada una de las unidades de la secretaria de salud que incluyen centros de salud y hospitales lo cual repercutió de inmediato en toda la población.

El colapso del sector salud originado en el sexenio de Andrés Granier Melo, y sus repercusiones en la sociedad tabasqueña fueron de dimensiones desconocidas y de alarma internacional, a tal grado que el gobierno de la República dirigido por Enrique Peña Nieto, envió en su primer mes la cantidad aproximada de mil 200 millones de pesos para solucionar los problemas y sanear el sector.
 
Seguramente si se hubieran empleado esos millones de pesos de manera inmediata y directa otro seria el estatus de la mencionada dependencia, pero como todo tenía que pasar primero por diversos “procedimientos” (manos, dicen algunos), no se pudo concretar el restablecimiento óptimo de la Secretaria de Salud, sus hospitales y centros de salud; porque no se les antojó resolver el galimatías, ni quisieron por muchos motivos y razones, que se van asomando ahora que está concluyendo el período del mandato perredista.
 
Hoy de nueva cuenta el sector salud es la noticia; no hay recursos, no hay dinero y no existen medicamentos e insumos y reactivos; no hay manera de solucionar la encrucijada porque la parte más sensible de la institución que es el recurso humano, en esta ocasión, está siendo castigada ante la inoperancia e incapacidad de los responsables al no cumplirles con sus garantías laborales.
 
Manifiestan algunas voces, que no se valen las comparaciones entre el cuestionado mandato de Andrés Granier, a quien se le puede acusar de cualquier irregularidad, pero menos de haber quedado a deber un peso a los trabajadores a quienes les cumplió y pagó hasta el último centavo de sus prestaciones.
 
En cambio, ahora ya los pasó a perjudicar, porque les está negando lo que legalmente les corresponde; como son el pago de la hechura de sus uniformes, la parte proporcional a sus homologaciones salariales, viáticos, gastos de camino y otras prestaciones, las cuales son debidamente programadas y presupuestadas cada año, y ahora les notifican con una mano en la cintura que el gobierno del estado no tiene suficiencia presupuestal para cubrir dichos requerimientos.
 
Por ello se inició el paro laboral en todo el estado; en cada una de las unidades de la secretaria de salud que incluyen centros de salud y hospitales lo cual repercutió de inmediato en toda la población.
 
Según declaraciones de los líderes sindicales, la suma total del adeudo de dichos reclamos oscila entre los 350 y 400 millones de pesos, sin incluir una cantidad similar por conceptos de aguinaldos, prima vacacional, bono sexenal, quinquenios, y compensaciones o sea que fácilmente hay un desfase financiero de mil millones de pesos por cuestiones laborales y que tienen que cumplir de acuerdo a la ley.
 
Aparte, merece mención especial el reclamo desesperado de los prestadores de servicios y proveedores que según su líder Alberto Falconi, solo el adeudo de la Secretaria de Salud con sus hospitales y jurisdicciones sanitarias alcanza la suma de los 700 millones en este sexenio, aparte lo que quedo pendiente del mandato del “Químico”, otros 500 millones.
 
Aquí entra la pregunta; ¿Qué hicieron con los mil 200 millones de pesos, que trajo la Doctora Mercedes Juan, por instrucciones de Enrique Peña Nieto? ¿los usarían realmente para pagar los adeudos de la destartalada Secretaria de Salud?, y ¿Quien recibió esos recursos? Es admirable e inadmisible que cuatro Secretarios de Salud: Ezequiel Toledo Ocampo, Juan Filigrana Castro, Rafael Arroyo Yabur y Rommel Cerna Leeder, no hayan podido con el paquete, o, mejor dicho, no les hayan permitido solucionar los problemas que arrastran hasta este día.
 
Ah, pero esos problemas, nos dice quién envió esta carta, son pecata minuta para los aspirantes a ser Secretarios de Salud con Adán Augusto López Hernández, en el gobierno de la reconciliación; porque algunos hasta campaña publicitaria andan haciendo y ya corren en redes sociales y medios de comunicación, videos y columnas, programas de radio y televisión, en donde se ofertan como "el bisturí más rápido de la comarca", y se sienten la "última penicilina de la infección"; obviamente con sendos padrinos de por medio.
 
Termina este lector la presente misiva diciéndonos lo siguiente: "Y como cada día se apuntan aspirantes a dirigir el sector; yo también reclamo mi derecho, porque yo estuve inscrito en la Facultad de Medicina de la UJAT y aprendí a poner inyecciones y sueros; total, si Filigrana, no era doctor y fue secretario, ¿yo porque no puedo? Cierto es que, "elogio en boca propia es vituperio"; cuídate Adán, que por ahí la andan buscando (la Secretaría de Salud); son muchos maletas no te vayan a embarcar".
 

Y Para Usted También**El Gobierno del Estado manifestó a los trabajadores sindicalizados de la SS que les serán cubiertos los adeudos pendientes, derivados de las prestaciones sindicales a que tienen derecho. Asimismo, les expresa que, si no se les ha hecho pago de todas éstas, no ha sido por desinterés o negligencia, sino por las limitaciones presupuestales a que han estado sujetas las finanzas locales, lo que ha implicado falta de liquidez para atender pronta y oportunamente sus requerimientos laborales, dejando constancia de que existe todo el interés y la voluntad de cubrirles las prestaciones laborales a que ellos tienen derecho**No es afectando los derechos de terceras personas como se defienden las prerrogativas laborales y sindicales, porque a causa de ello se puede originar un mal mayor del que se sufre, más aún cuando de parte del gobierno estatal hay toda la disposición y el interés de cumplir con sus pagos pendientes**hasta mañana Dios mediante.