Estilos de vida saludable reducen riesgo de Alzheimer


Las personas de 65 años o más tienen mayor riesgo de presentarlo, aunque pueden desarrollarlo antes de ese tiempo

*.-Al menos ocho de cada 10 pacientes con algún tipo de demencia presentan esta enfermedad

Mantener un estilo de vida saludable desde edad temprana, realizar ejercicio, tener una buena alimentación y atender correctamente enfermedades como diabetes o hipertensión, disminuye el riesgo de desarrollar Alzheimer, indicó el doctor Adrián Martínez Ruíz.
 
El especialista de la Secretaría de Salud destacó que en México hay 12 millones de adultos mayores, de los cuales cerca de 800 mil presentan algún tipo de demencia y aproximadamente ocho de cada 10 tienen Alzheimer.
 
Indicó que existen dos tipos de este padecimiento: el genético y el multifactorial; el primero se presenta en sólo 5 por ciento de los pacientes, y el segundo en 95, y se relaciona con enfermedades no trasmisibles como la diabetes o la hipertensión.
 
Las personas de 65 años o más tienen mayor riesgo de presentarlo, aunque pueden desarrollarlo antes de ese tiempo, y algunos de los síntomas son falta de memoria a corto plazo; es decir, la persona no logra recordar lo que hizo el día anterior y conforme avanza la enfermedad, olvida incluso su nombre o la historia de su vida.
 
Martínez Ruiz apuntó que estos enfermos pueden presentar también síntomas neuropsiquiátricos como depresión, ansiedad, alucinaciones, ideas delirantes, alteraciones del sueño, de apetito y de psicomotricidad.
 
El padecimiento es incurable, pero se administra tratamiento farmacológico para atender los problemas cognitivos, el cual se combina con terapias, grupales y manualidades que disminuyen los síntomas neuropsiquiátricos, expuso.
 
Debido a que estas personas son totalmente dependientes, prosiguió, el cuidador puede generar el llamado síndrome de sobrecarga, caracterizado por depresión o ansiedad, por lo cual también requiere atención psicológica.
 

En este contexto, Adrián Martínez enfatizó que las personas mayores no deben dejar de sociabilizar, ya que el lenguaje es una forma de memoria y mantenerse activos, además que es recomendable realizar actividades estimulantes para la mente, como juegos de sopas de letras, crucigramas o practicar la lectura.