Nadie por encima de la Ley...


Ninguna muerte tiene justificación, tampoco el linchamiento a las autoridades tiene justificación, hay que esperar a que hagan su trabajo

*.-"No matarás..." Éxodo 20:13

Dentro de algunos sectores de la sociedad existe una tendencia a sobre dimensionar las cosas, a señalar y hablar sin conocer en realidad los hechos o el trasfondo de la realidad, sólo una pequeña parte se ocupará de buscar lo más cercano a la veracidad dentro de esa porción del todo antes de emitir una opinión o un juicio. Tabasco está siendo bombardeado por diversos hechos que pegan de manera directa en una sociedad cada vez más demandante de acciones. El viernes pasado fue ejecutado el empresario yucateco Gerardo Barcelo Cazola ¿La causa? Sólo quien ordenó la ejecución sabe la verdad, pero el crimen cuyo origen pudiera estar conectado a distintos hilos ha servido de escaparate para emitir linchamientos, juicios y opiniones a priori cómo si en realidad quienes los emiten poseyeran la verdad absoluta. En redes sociales corrieron demasiadas versiones: a alguien se le ocurrió que fue asesinado por ser un crítico del gobierno y miles se fueron tras ese linchando.
 
Otra versión fue que ya había sido advertido por parte de la delincuencia organizada que le bajará a sus manifestaciones; porque el malogrado empresario formaba parte de un grupo de ciudadanos que demandan justicia y acabar contra la seguridad: demasiada gente se fue con esa versión y como almas redentoras demandan justicia como si se tratara de un crimen de estado, la realidad es que nadie sabe a ciencia cierta cuál fue la causa que detonó la orden de privarlo de la vida, un crimen que pega y lesiona a todos los tabasqueños, reprobada además por unanimidad –como con Alex Gutiérrez, Moisés Dagdug o el "padrino" Fonseca- porque a nadie debe de quitársele la vida por ningún motivo. Grave sin duda es el padecimiento social que tiene Tabasco, pero la infección no es de ahora, como toda infección tuvo un proceso de incubación hasta dar a conocer los síntomas de la enfermedad y la gravedad de la misma.
 
La enfermedad todos la sentimos y todos los días; algo paso y en algún momento de hace muchos años la infección llegó a Tabasco sin que nadie se diera cuenta o los gobiernos en turno, lejos de atacar con la fuerza del estado la infección mejor dejaron pasar para no meterse en problemas. Habrá que entender que la enfermedad que se padece no es algo que simples ciudadanos tengan la capacidad de curar. El 23 de septiembre del 2008 Alejandro Zenón Fonseca Estrada, pagó con su vida la necedad de negarse a escuchar a tiempo las amenazas en su contra.
 
El "padrino Fonseca" fue un locutor radiofónico que desde su programa "El Padrino" de la estación de radio EXAFM hacía felices a los niños, que levantó una gran audiencia infantil, pero un día erigió el estandarte contra el secuestro, cuando colocaba mantas en Ruiz Cortinez y Paseo Tabasco hay versiones que aseguran que le fueron a decir que retirara sus mantas. Se negó y pagó con su vida sus ideales y postura. Al final de la historia una familia sintió el dolor de que el padre fuera arrancado por dos balazos en el pecho. A casi nueve años de su ejecución la pregunta sigue viva ¿Valió la pena esa muerte? Ninguna muerte tiene justificación, tampoco el linchamiento a las autoridades tiene justificación, hay que esperar a que hagan su trabajo, ni crímenes ni linchamientos; nadie por encima de la Ley...
  
EL SEPTIMO SELLO
 
Ofender e insultar a las autoridades por el crimen cometido contra Gerardo Barcelo, por el sólo hecho de haber sido ejecutado, es una señal de barbarie sin control; habrá que dejar a que el Fiscal Fernando Valenzuela y todo el equipo de inteligencia hagan sus investigaciones y trabajo para dar con los responsables ¿Recuerdan el caso de Alex Gutiérrez o el de Moisés Dagdug? Dos casos que indignaron a la sociedad y cada uno después de haber sido investigado tuvo la resolución sujeta a la verdad histórica de lo que en realidad sucedió...
 
LA SEPTIMA TROMPETA
 

¿Recuerdan el caso de Pepe Fuentes? La imprudencia y ansiedad  ante la presión social obligo a fabricar culpables en tiempos de Andrés Granier. Todos saben las consecuencias, También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.