Piso parejo para la democracia...


Uno a uno, cada mal funcionario detectado fue dado de baja, aunque habrá que decirlo

*.-"¿Pronunciáis en verdad justicia? ¿Juzgáis rectamente, hijos de los hombres?..." Salmos 58:1

Desde antes de la llegada de Arturo Núñez al gobierno de Tabasco los primeros informes y posterior  diagnóstico del Poder Judicial era que estaba en niveles ínfimos de credibilidad, los cotos de poder, el tráfico de influencia, perversiones judiciales, inercias y resistencias obligaban a depurar la institución de quienes habían corrompido el Poder Judicial, esa fue la tarea que emprendió Jorge Javier Priego Solís, la reacción por parte de quienes los integrantes de la purulenta herencia no se hizo esperar, una guerra interna comenzó en todos los terrenos para -tratar sin conseguirlo- de degradar la imagen del Magistrado Presidente, de esa manera se fue detectando toda una serie de abusos de autoridad, algunos jueces y magistrados que tenían despachos jurídicos asociados y comerciaban en el sub privilegio del Estado de Derecho levantando fortunas al amparo del poder que dieron al traste con la credibilidad del Poder Judicial.
 
Uno a uno, cada mal funcionario detectado fue dado de baja, aunque habrá que decirlo, entre quienes se fueron hubo raras excepciones de funcionarios con trayectorias impecables que mejor optaron por acordar una salida digna y seguir su ejercicio de vida desde otros frentes. Por ello, cuando el final del camino se acerca, el Magistrado Presidente del Poder Judicial, Jorge Javier Priego Solís en su informe ha sido claro y de su ronco pecho no dejo de informar a Tabasco el diagnóstico primario: "Otro de los retos ha sido terminar con inercias, vicios y perversiones que como sea generan reacciones tanto de adentro como de afuera, acabar con el influyentísimo y el tráfico de influencias en la toma de decisiones y en la carrera judicial, romper con cotos de poder, depurar la institución de elementos inconvenientes, que empañan la transparencia y honestidad de la institución".
 
El compromiso de Priego Solís ante el gobernador Núñez Jiménez fue regresarle al Poder Judicial su capacidad constructiva, creíble ante la sociedad, edificante ante sus integrantes y creadora por si misma de una imagen diferente; por ello, en el análisis serio y frente a la sociedad Jorge Javier Priego no dudo en decir: "la democratización de la justicia no es tarea fácil, no es algo que le guste a todas y todos, rompe inercias, toca intereses, los beneficios ya no son para unos cuantos, la utilidad es para todos, para el pueblo en general, de ahí los ataques al nuevo sistema de justicia penal, una democracia no solo es una forma de gobierno, no es solo una palabra usada en tiempos electorales, cuando se implementa en la realidad, como está ocurriendo en nuestro Estado, muchos oponen resistencia, no es fácil acostumbrarse a vivir en una cultura de respeto a los derechos humanos, en la que de un lado  de la balanza está la tolerancia  y del otro la libertad de expresión del diverso".
 
 
Vienen tiempos electorales en los cuales la transparencia y la rendición de cuentas no sólo serán necesarias, sino fundamentales en la que pueblo y gobierno deben de avanzar juntos en la construcción de un nuevo régimen democrático, incluyente, maduro y respetuoso de la pluralidad, siendo el gobierno quien debe poner las condiciones del piso parejo para la democracia...
 
EL SEPTIMO SELLO
 
Los esfuerzos de quien ha llevado el timón del Poder Judicial han sido a encaminar y edificar el Tabasco mejor que quieren los tabasqueños: más justo, más pujante, más democrático y credibilidad, del tamaño que merece Tabasco; por ello, sin soberbia añadió: "La transparencia y la rendición de cuentas son principios fundamentales que además de regir nuestro actuar como autoridades, contribuyen a dar certeza y seguridad jurídica a la ciudadanía respecto a los resultados del quehacer institucional".
 
LA SEPTIMA TROMPETA
 

Eso es parte esencial del trabajo realizado, lo que se ha logrado y para lo que se ha combatido todas las inercias; por ello no dudo en añadir: "Tabasco está en un buen camino para ser una democracia sin adjetivos, una república cuyo eje de acción sea la división de poderes real y el respeto a la ley y a la dignidad humana, una entidad en la cual exista la justicia, no solo la ley". También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.