Pluralidad e inclusión...


Cada designación, cada decisión lleva la mano y representación del sector social para que se sienta incluido y protegido

*.-"Por amor de mis hermanos y mis compañeros diré yo: la paz sea contigo..." Salmos 122:7

La nueva Ley de Fiscalización del Estado de Tabasco, reclamó espacio en el H. Congreso y lo hizo para dar cumplimiento a los términos legales ya que se acaba el tiempo, evidentes fueron los obligados y serios  posicionamientos que la sociedad mira como el resultado de un largo e intenso esfuerzo de todos los actores políticos obligados en enriquecer dicha iniciativa y que refleja las aspiraciones de los tabasqueños y traduce en hechos la voluntad expresa de lograr un ente que logre encadenar el proceso de desarrollo jurídico incluyente en el cual el cáncer de la corrupción tenga rienda y freno donde se estrellen aquellos que abusando del encargo público hasta ahora han sido los peores ejemplos de impunidad como son la mayor de las veces, los desfalcos en las cuentas públicas de alcaldes que deberían de estar recluidos en las cárceles de Tabasco y siguen gozando de impunidad total.
 
Aun y cuando cada actor político tiene su propia visión de lo que debería de ser la Ley de Fiscalización del Estado de Tabasco; es imperante que nadie tiene derecho a poner en riesgo lo bueno que puede salir de una ley que obliga "a poner las barbas a remojar" y que deberá evitar en mucho que siga politizándose la ley y que sigan siendo presa los funcionarios delincuentes del famoso OFSE donde todos eran rasurados antes de ser revisadas las cuentas públicas ya que las opciones que se buscan, podrían abrir las puertas para que no tengan alternativas de impunidad; es decir, una ley que logre sacar el ahogado grito –por años- de "nada ni nadie puede estar encima de la ley y menos del interés colectivo". Se espera un ente donde no pueda  lograr impunidad políticos y funcionarios que hace mucho deberían estar en las rejillas de los juzgados respondiendo por sus latrocinios.
 
En la nueva Ley de Fiscalización del Estado de Tabasco y todo el organismo, al parecer todas las fuerzas políticas se han logrado poner de acuerdo que nadie debe estar por encima de la voluntad mayoritaria de Tabasco y menos en disfrutar de los dividendos de haber saqueado las arcas al embarcar la confianza depositada en ellos en aventuras de poder. Es interesante observar como la clase política trata de  renovar la fe y recobrar el compromiso social. En el trabajo de los legisladores, en su decisión de aportar, de decidir y de dejar constancia de su capacidad de enriquecer una ley en la que tanto Manuel Andrade como José Antonio de la Vega dejaron fluir posiciones serias, ubicando Andrade Díaz una de las innovaciones:"Una vez que el OSFE valore las justificaciones, aclaraciones y la información aportada determinará la procedencia de eliminar, rectificar o ratificar los resultados y las observaciones preliminares que hubiese dado a conocer a las entidades fiscalizadas".
 
Por su parte De la Vega Asmitia también ubicó la posición de ciudadanizar dicha entidad: "cada designación, cada decisión lleva la mano y representación del sector social para que se sienta incluido y protegido no solo por instituciones o servidores públicos, sino por personas que tienen un perfil social y ciudadano, desobligado de cualquier compromiso político". Es evidente que los principios básicos que animaron el proceso de elaboración de la Nueva Ley de  Fiscalización del Estado de Tabasco sin duda fue la: pluralidad e  inclusión...
 
EL SEPTIMO SELLO
 
Sergio Antonio Reyes Ramos, presidente del Colegio de Abogados levantó la voz ante la intolerancia de colocar rejas o plumas, cerrar calles, colonias o fraccionamientos y que agrede directamente el derecho de libre tránsito; por lo que aseguró que también es ilegal el impulsar reformas a la ley para legalizar esos enrejados, centros de control o casetas de dichas colonias o fraccionamientos; por lo que no  puede ninguna autoridad estatal o municipal en aras de la seguridad autorizar o entregar permisos para estos fines ya que no están facultados para ello, ya que bastaría que cualquier ciudadano fuera y recurriera ante un Juez de Distrito e inconformarse para echar por tierra cualquier permiso o iniciativa…
 
LA SEPTIMA TROMPETA
 
Y es que en algunos fraccionamientos como Prados de Villahermosa y Real de Ángel la falta de sensibilidad ha generado pleitos y confrontaciones aun con los mismos colonos ya que algunos administradores lo agarran de negocio. También puede revisar esta columna en el portal http://www.elimparcialdetabasco.com/. A sus órdenes al teléfono 9932951489.